Mi rincón creativo.

Bienvenido a mi blog llamado: "Mi libro en blanco".
Me presento, mi nombre es Verónica Orozco García, aunque también me puedes conocer bajo el seudónimo Orgav. Soy amante de todo lo creativo: fotografías, ilustraciones, manualidades... Así como la escritura. Me apasiona moldear las palabras junto con los sentimientos para crear historias, eso sí, para todo tipo de lectores, pues me considero una escritura versátil.. Digamos que soy de ese tipo de personas que sueñan despiertas.
Aquí, en mi rincón, podrás encontrar una muestra de todo ello, espero lo disfrutes. Saludos.

Nota para el lector-visitante: el contenido de éste blog está sujeto a derechos de autor, el material se encuentra registrado en el Registro de la propiedad intelectual de Sevilla. Cualquier uso indebido del contenido, sin permiso del autor, se considera delito.

lunes, 7 de julio de 2014

Desde la inocencia


“ Querido diario,
No sé muy bien que pasa en casa, pero algo ocurre…
Lo primero es que papá no está en casa, hace como una semana que no le veo, sé que viene por la noche porque por la mañana, cuando me levanto para ir al cole, veo su ropa sucia en el suelo del baño y  cuando voy a la cocina,  veo su taza, aquella que le regalamos por el día del padre,  la veo allí encima de la mesa, aunque es raro, pues antes  siempre tenía restos de café y ahora siempre la deja medio llena de agua.
Pero bueno, ¿y lo de mamá?, a mi madre le ocurre algo seguro. No quiere comer, está siempre triste, yo lo sé porque los ojos los tiene colorados y eso debe ser que llora o algo. Si ya lo dice mi abuelo, “la barriga llena, la alegría plena” y claro mamá desde que no come…  Bueno es que lo de la comida no es normal, estará aburrida de cocinar o se le ha olvidado como hacer la mitad de las cosas.  Nos lleva poniendo lentejas cuatro días seguidos. Además, le salen un poco raras, yo creo que  ha debido de cambiar de receta porque ya no las hace igual que antes, así con su choricito y las verduritas, ahora le salen como caldosas y  le añade siempre un poco de arroz. La verdad es que yo ya estoy un poco cansado de comer siempre lentejas, suerte que hoy me ha puesto menos cantidad… pero vamos, que ellas no las come, ¡Tendrá cara mi madre!
Bueno, lo de la merienda… eso sí que es otra historia. ¡De verdad que yo creo que mi madre se ha vuelto loca o algo! Ahora ya no nos mete la merienda en la mochila, no, ahora le ha dado por cambiar de camino. Cuando nos recoge del cole,  pasa por unos chalet que están por la avenida. Los chalet estos tienen  árboles con frutas, naranjas, manzanas, peras… y a mi madre le ha dado por coger fruta de las ramas que están por fuera… ¡El día que la pillen… se la va a cargar! ¡Ya te digo!
Para la cena, ¿recuerdas que te conté que el abuelo se vino del pueblo a pasar unos días a casa? pues desde ese fin de semana que trajo huevos, a mi madre le ha dado por hacernos todas las noches un huevo con un poco de algo. A noche nos hizo de comer  tortilla francesa rellenas de unos trocitos de pan, la verdad es que estaba buena pero… ¡Es un poco raro!
Querido diario, sinceramente, no sé qué es lo que le pasa a mi madre, pero como siga así, nos va a matar de hambre. Sabes, yo creo que nos tiene a dieta, sí, como ella se ha puesto a dieta y no quiere comer, pues pensará que así es más fácil,  pero te digo una cosa, si esto sigue así… nos vamos a morir de hambre.
¿Qué habrá pasado con  las pizzas que nos compraba? ¿Y con las hamburguesas? ¿Y esos filetes empañados que nos hacía? O la carne con tomate ¡uf! que ganas tengo de comerme un plato de carne. Bueno, te digo más, tengo tanta hambre, que si mi madre me pusiera pescado para comer, hasta me lo comería sin decir ni mu.  Tú dirás que exagero, pero creo que hace como un mes que no como ni  carne ni  pescado, creo que del  pescado hace incluso más tiempo.
En fin, querido diario, veremos qué es lo que pasa, pero como esto siga así, me voy a tener que agarrar los pantalones con una cuerda, porque estos azules que llevo, ya se me han empezado a caer.

Por cierto, ¿tú sabes qué es eso del desahucio? Pues yo creo que debe ser un virus o algo así. A mi amigo Jaime le entró hace como dos semanas y debe ser un virus muy fuerte porque hace muchos días que no le veo y seguro que se lo ha pegado a sus hermanos porque tampoco los veo por el patio del colegio.  Creo que debe ser una enfermedad muy mala, pues después de que le pasara a  Jaime, escuché un poco a mis padres hablar de ello, por lo visto dicen que es muy doloroso y muy duro y que estaban todos llorando y muy nerviosos y que no sabían muy bien que iban a hacer. A mamá creo que también le daba mucha pena de que mi amigo y su familia cogieran ese virus, pues no paraba de llorar y decía que ella solo deseaba que a nosotros no nos pasara, pobre mamá, eso de las enfermedades no lo lleva muy bien.
En fin, diario, cuando me entere un poco de esta enfermedad, pues te cuento y si veo a mi amigo Jaime, estoy seguro que te escribiré alguna de sus batallas, tú  sabes, de esas que él siempre me cuenta. Bueno, voy a lavarme los dientes, pero sin crema porque a mamá se le ha vuelto a olvidar comprarla, ¿no te digo yo que a mi madre  le pasa algo? Ya hasta se olvida de comprar las cosas, menos mal que el gel de baño nos dura un poco más desde que nos duchamos una vez a la semana que si no…
Bueno diario, mañana te escribo,  intentaré que sea a la misma hora si me da tiempo a terminar los deberes antes de las siete, porque después es más difícil, como no tenemos luz y mamá no me deja usar las velas en mi cuarto… pero bueno, si no te escribo mañana, será pasado.
Bueno, aquí termino por hoy.”

Como puede ver Su Señoría, ésta fue la última hoja del diario del chico. Nosotros lo adjuntamos como documento número tres en nuestro escrito de alegaciones junto con los documentos uno y dos, donde se recogen las declaraciones de los vecinos en las que vienen a apoyar lo que aquí se trata. En las páginas de este diario, el niño  refleja a su modo, la situación tan crítica por la que han estado pasando. Creo que ningún niño debe pasar por unas circunstancias tan duras. Todos sabemos que estos chicos han estado ingresados en el hospital en varias ocasiones por estar mal nutridos,  los informes hospitalarios están adjuntos al escrito  como  documento número cuatro.  Su Señoría, permítame  que le aclare, que nosotros no somos quién para juzgar a estas personas como malos padres, que no lo hacemos,  aquí lo que prima es el estado de los niños y por ello manifestamos que estos padres no se pueden encargar de sus hijos en las circunstancias en las que se encuentran, están desahuciados, por lo tanto, sin una vivienda que ofrecer a los niños, sin trabajo, con lo que no les pueden mantener ni ofrecer una alimentación y unos cuidados base y es nuestro deber  mirar por el bienestar social y familiar de estos niños, con lo que lo único que nos queda es solicitar, a modo temporal, como así queda reflejado en nuestro escrito, que hasta que la circunstancias de estos padres cambien a unos niveles necesarios y exigidos, se les retire la custodia y se hagan cargo de los niños los Servicios Sociales. Nada más que alegar, Su Señoría.

Autora: Orgav. Todos los derechos reservados.